Seminario Malraux: ¿cuál es el rol de los museos en el siglo XXI?

Durante tres días, especialistas internacionales y nacionales debatieron sobre la concepción del museo como espacio de intercambio de ideas

Organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación, el Ministerio de Cultura y Comunicación de la República de Francia y la Embajada de Francia en Argentina, el Seminario Malraux se realizó el 24 y 25 de octubre en distintos Museos Nacionales de la Ciudad de Buenos Aires.

Bajo el lema “Museos e ideas: volver al futuro”, el Seminario se dividió en dos jornadas. La primera, abierta al público, se desarrolló en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur. La segunda tuvo lugar en distintos museos y fue únicamente para participantes inscriptos con anterioridad.

En esta nueva edición, el Seminario giró en torno a una novedosa concepción del museo como espacio de debate e intercambio de ideas. Mientras que tradicionalmente los museos se han basado en sus colecciones y sus objetos, los museos de las ideas se basan en preguntas, conceptos y significaciones.

Con la presencia de oradores nacionales e internacionales, el encuentro hizo foco en las siguientes cuestiones: ¿Qué rol deben cumplir los museos en nuestra sociedad? ¿Qué mecanismos existen para provocar la reflexión y el debate sobre los temas que más nos preocupan? ¿Existen colecciones de ideas? ¿Son los museos sitios adecuados para preservar y confrontar las ideas? ¿Puede la innovación ser el eje central de un museo? ¿Cómo incluir al visitante de modo eficaz en estas instituciones?

Del ámbito local participaron Américo Castilla, Secretario de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura de la Nación; Iván Petrella, Secretario de Integración Federal y Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura de la Nación; Valeria González, directora de la Casa Nacional del Bicentenario, Ministerio de Cultura de la Nación; Federico Lorenz, director del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, Ministerio de Cultura de la Nación; y Gonzalo Aguilar, investigador, UBA / CONICET, Argentina. Entre los oradores extranjeros se hicieron presentes Yann Lorvo, Consejero Cultural de la Embajada de Francia; François Mairesse, docente de la Universidad Paris III, de Francia; Bruno Jacomy, experto en museos, ex director científico de Musée des Confluences, de Francia; Lucía González, ex directora del Museo de Antioquia y del Museo Casa de la Memoria de Medellín, Colombia; y Serge Chaumier, docente de la Universidad d’Artois, de Francia.

Además de mesas de diálogo entre especialistas locales e internacionales, el Programa incluyó presentaciones de casos latinoamericanos.

En este marco, Federico Lorenz entrevistó a Lucía González, ex Directora del Museo de Antioquia  y del Museo Casa de la Memoria de Medellín, Colombia, sobre “Museos, Memoria y conflicto”.

Parte de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, González se refirió al rol de las víctimas en la construcción de la memoria: “las víctimas son las que reclaman la construcción de memoria. Ellas saben que lo que ha pasado hay que nombrarlo para sanarlo, y también saben que es la única manera de advertir que no se repita. Es además una manera de honrar su propio dolor”. A partir de su compromiso con la memoria, o “desde la memoria” según sus palabras, es que Lorenz llegó a dirigir el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur. Sobre el modo de fortalecer la memoria desde la cultura, consideró que “el fortalecimiento de la memoria través de la cultura tiene que ver con abandonar la noción del monopolio de la verdad y la idea de que hay un sola forma de transmitir las cosas”. Si uno atiende a la diversidad de manifestaciones culturales, “la cultura es un vehículo privilegiado y un mecanismo incluyente por definición”, agregó.

En alusión al lema del Seminario, “Museos e ideas: volver al futuro”, González se refirió al museo en tanto espacio de exhibición de ideas y vidriera de objetos. En este sentido, contó que la experiencia en su país tiene que ver con la construcción de ideas, experiencias, y muy poco de objetos. “Hoy en Colombia el museo de la memoria recrea situaciones y condiciones que puedan ayudar a transformar el estado de cosas. Más que recordar los hechos se trata de transformar el estado de cosas”, sintetizó. Y fue rotunda sobre el modo en el que los acontecimientos se deben transmitir: “creo en la teoría contemporánea respecto de que no hay una historia; es posible tener muchas historias paralelas, porque el mundo es un calidoscopio de nociones que provienen de la experiencia y la vivencia”. Si bien lo neutral no existe, “uno puede optar -como optamos en Medellín, por las víctimas como el relato esencial, como la voz fundamental, creerles en su relato, optar por la verdad, la justicia, y la equidad”, cerró.

Más tarde Serge Chaumier, docente de la Universidad d’Artois, de Francia, dialogó con Gonzalo Aguilar, profesor de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET, Argentina.

También él se refirió a la función contemporánea de los museos en la democratización de la cultura: “pienso que no hay una función solamente; lo más interesante hoy en dia sería que el museo cumpla una función de creatividad y expresión”. Por ello, “más que de democratización, hablamos de hacer vivir la democracia en la cultura para que el público pueda apropiarse de ese lugar de toma de conciencia de uno mismo”. En cuanto a la necesidad de que el museo incluya a la gente desde el minuto cero, y de la mano de una las tantas convicciones de Nelson Mandela, Chaumier sostuvo que “hacer para la gente sin la gente es hacer contra la gente. Esto cuestiona profundamente las instituciones culturales de hoy y el trabajo que hacen en su manera de dirigirse a la población. Hay que inventar nuevas cosas para hacer con la gente”.

La segunda jornada reunió a distintos especialistas con una cantidad importante de participantes seleccionados e inscriptos con anterioridad. Esta etapa del seminario se dividió en una serie de encuentros de trabajo que tuvieron lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes, en la Casa Nacional del Bicentenario, y en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

Una de las mesas más requeridas tuvo como protagonista a Bruno Jacomy, experto en museos, y ex Director Científico del Musée des Confluences, de Francia. A la hora de compartir alguna de las preocupaciones centrales que percibió por parte de los participantes, Jacomy subrayó “una común necesidad por parte de la población por expresarse y emanciparse”. Para ello, “si el museo se impone desde arriba, esta ósmosis va a encontrar mucha dificultad para llegar a los visitantes. El museo debe ser un espejo donde la población pueda encontrarse a sí misma, y también un lugar donde los objetos y los actores puedan intercambiar”, agregó.

Con respecto al museo del siglo XXI, su postura es concluyente: “si queremos que forme parte de la vida y del recorrido de la gente, el museo tiene que considerar las problemáticas contemporáneas de la sociedad”. Para él, es condición sine que non “que los desafíos locales o del planeta estén presentes en el museo. Y sepa evolucionar al mismo tiempo que evoluciona la sociedad”.

Iniciativa del Ministerio de Cultura y Comunicación de la República de Francia, el Seminario Malraux se realiza desde el año 1994 con el objetivo de generar espacios de reflexión sobre la gestión cultural. En épocas de André Malraux como Ministro de Asuntos Culturales de Francia (1958- 1969) se impuso la vocación por una “cultura universal” que pudiera llegar a todos los estratos sociales. En ese contexto, los museos fueron uno de los temas centrales del debate. Los conceptos y las demandas sociales han cambiado, pero aquella pasión por la acción y visión que impulsaba Malraux se mantiene firme entre los interlocutores del campo cultural contemporáneo. En este marco, el seminario se propone como plataforma para discutir acciones concretas que nutran el futuro de las políticas culturales en Latinoamérica en el actual contexto de crisis financiera internacional.